…estar parado en el encuentro de dos eternidades, el pasado y el futuro que es precisamente el momento presente… / Emiliano Valdés, curador

 

 

… ESTAR PARADO EN EL ECUENTRO DE DOS ETERNIDADES, EL PASADO Y EL FUTURO QUE ES PRECISAMENTE EL MOMENTO PRESENTE …

 

8 Junio 2013

 

CURADOR: EMILIANO VALDES

 

ARTISTAS:

Stefan Benchoam

Maria Fernanda Carlos

Alfredo Ceibal

Federico Herrero

David Marín

Naufus Ramírez-Figueroa

Lourdes de la Riva

Diana de Solares

Daniel Steegmann Mangrane

Vivian Sutter

Pablo Swezey

 

BLOGGER INVITADO:
Oscar Pineda

 

Intervenciones artísticas y programa público en torno al arte como espacio de conocimiento y la relación entre arte y otras formas del saber.

 

SINOPSIS 

 

…estar parados en el encuentro de dos eternidades, el pasado y futuro, que es precisamente el momento presente es una residencia a la que se ha invitado a un grupo de artistas a producir pequeñas intervenciones en el espacio de Concepción41, en torno a la idea del arte como forma de conocimiento y su relación con otros ámbitos del saber, en particular las ciencias. En contraposición a las corrientes que conciben al arte como medio de expresión de sentimientos y ámbito eminentemente intuitivo, …estar parados[…] busca hacer una indagación de las maneras en las que se produce el conocimiento dentro del arte y cómo esto se relaciona con procesos análogos en otras disciplinas, además de fortalecer los mecanismos de apoyo e intercambio de información entre ellas.

 

La residencia se planteó como una estancia de una semana en Antigua Guatemala, durante la cual se produjeron las intervenciones, culminando con un seminario informal abierto el público en el que artistas y científicos abordaron las ideas que informaron la residencia.

 

 

 

PROGRAMA PÚBLIC
Presentación de los resultados de la II Residencia en Concepción por
María Rondeau (Directora) y Emiliano Valdés (Curador)
Sabrina Castillo Gallusser (Coreógrafa e Investigadora, Universidad Rafael Landívar)
Movimiento: considerando el cuerpo
AumRak Sapper (Shamana)
Neo-shamanismo: Energía, conciencia, illuminación (meditación en acción)
Nina Samuel (Bard Graduate Center):
Teoría del caos y el rol de la image como una herramienta de pensamiento

Roberto Blum (Universidad Francisco Marroquín)
Los aspectos formales del arte y la ciencia.
David Marín (Artista)
El espejo de Winal basado en el calendario Tzolk’in
Jimena Canales (Harvard University)
Estudios visuales en la Ciencia
Presentación de Fraek

 

EN COLABORACIÓN CON



URL   ufm
CCEG

 

CON EL GENEROSO APOYO DE

logos

DESCRIPCIÓN

Contrario a la experiencia cotidiana, el arte y la ciencia tienen mucho más en común de lo que podría parecer. Por un lado, comparten una naturaleza eminentemente experimental, con estrategias investigativas de prueba y error. Por otro, la –usualmente– mal-entendida ‘creatividad’, es decir, la capacidad de ver un mismo fenómeno desde distintos puntos de vista, subyace al desarrollo, avance y naturaleza misma de estas disciplinas. Además, tanto las ciencias como las artes buscan la comprensión del universo en el que vivimos y proponen teorías –si parciales, inexactas y superables…–, del entorno próximo y lejano que nos rodea. En ese sentido, la inteligencia no-racional, la espiritualidad y la relación con lo sublime también juegan un papel determinante y pueden considerarse como formas de conocimiento que se relacionan tanto con uno como con el otro.

 

A la luz de la física cuántica y otros desarrollos científicos en el siglo XX y principios del XXI, nuestro conocimiento sobre la realidad se amplía a niveles que hacen ver obsoletos a los modelos que tenemos de entender y relacionarnos con ella. Una de tantas teorías, por ejemplo, propone que los agujeros negros representan posibilidades de Bing Bangs en otros universos, lo cual implica que cada punto en el espacio que responde a ciertas características físicas y al ‘final del tiempo’ en nuestro universo (cuestiones, por lo general asociadas a la religión) sólo constituyen el principio de nuevas realidades y nuevos tiempos en otro(s) universo(s). Una investigación de este tipo requiere mucha capacidad de compresión y una creatividad extraordinaria, y representa un reto para la física y la astronomía pero también para ámbitos como la epistemología, la educación y nuestra relación con lo sublime, la espiritualidad y el arte.

 

Este salto en la dimensión que tenemos del universo ha provocado, no sólo que nuestra comprensión sobre la realidad cambie sino también que re-evaluemos las herramientas que tenemos para abordarla. Ante la imposibilidad de acceder por completo (al menos por ahora) a esas vastas cantidades de conocimiento y en función de la necesidad humana de una mediación en nuestra relación con la realidad y con lo absoluto (con algo que es más grande que nosotros mismos), parece natural y necesario que estas ramas del conocimiento se pongan en relación y colaboren también en sus aspectos prácticos. Es decir, que las artes y las ciencias se unan en la comprensión del mundo sensible y su traducción en conocimiento comunicable, o en herramientas que faciliten esa relación con lo que está fuera (y a la vez dentro) de nosotros. Y que nos acerquen a la noción de “iluminación”, existencia en el momento y el lugar presente.

 

Éste proceso, que implica el reconocimiento de inteligencias no racionales, no humanas y no descriptivas, es también una característica del arte actual dentro del cual se puede entender a la materia como encarnación de experiencia y por lo tanto, como inteligencia. A esto se unen los proyectos que toman el proceso como método de producción de experiencia. De allí que se proponga investigar estas nuevas maneras de relación con el mundo mediante los elementos básicos con los que está construida la realidad sensible. Si de acuerdo la física cuántica -por ejemplo- existen múltiples copias de nosotros en múltiples universos, pero cada copia es capaz de percibirse a sí misma, quizás tanto el arte como la ciencia son herramientas que, eventualmente, nos podrían acercar a la comprensión del multiverso, es decir, de todos los universos existentes, con todas las copias de nosotros mismos. Una noción inquietante a la que apenas nos empezamos a acercar.

 

Está claro que el arte es un proceso que muchas veces parte de lo intuitivo, pero que cada vez más recurre a estrategias y métodos científicos, tanto a nivel de la investigación (epistemológico), como de la interpretación (hermenéuticos). La ciencia, por su lado, no sólo implica estrategias que han sido históricamente atribuidas al arte, como la intuición y creatividad, sino que los procesos que genera y los productos que construye están embebidos de belleza, imaginación, e incluso de fantasía. La espiritualidad tiene una larga historia de relación con el arte pero su relación con la ciencia es menos evidente. Son esas conexiones las que esta residencia busca explorar, crear y fortalecer.

 

“…estar parados en el encuentro de dos eternidades, el pasado y futuro, que es precisamente el momento presente” concluirá con un seminario de un día, que incluirá conversaciones, conferencias y presentaciones sobre arte, física, matemática, programación, biología, evolución y conocimiento científico.